Asesor de compra: Comprar impresora, ¿láser o tinta?

Comprar una impresora láser o de inyección de tinta no es sólo una decisión de tecnologías diferentes.

Factores para decisión de compra

Todo comportamiento de compra tiene elementos comunes sea cual sea el objeto que queremos comprar. En el caso que tratamos, la elección de una tecnología de impresión, intervienen otros factores que inclinarán la balanza de un lado u otro.

Estos factores, además de los puramente técnicos, priorizan la elección de un determinado producto y no otro: el conocimiento del producto por parte del comprador, el engagement a una marca, la implicación del que toma la decisión de compra según sea, por ejemplo, el empleado de una empresa que se ajusta a un presupuesto, el autónomo que, además, dará a su impresora un uso doméstico, o el empresario que opta por soluciones de pago por uso.

Si a esto, sumamos las ilimitadas posibilidades de elección con una amplia variedad de catálogo de impresoras de ambas tecnologías, los canales de compra, por comerciales con cuenta que aconsejan a su cartera, en el caso de muchas empresas, las comunicaciones de ofertas vía email o físicas en el mercado off line y el mercado infinito de internet, el consumidor puede verse saturado de información y confuso.

¿Comparar modelos o tecnologías?

En Mercado Actual queremos ayudarte. Nos centraremos en darte opiniones y testimonios de nuestra propia experiencia a la hora de aconsejar qué impresora comprar tomando como referencia, principalmente los modelos A4, las que mantienen la mayor franja de consumo, sin pasar el límite a formatos mayores de impresión con tecnologías muy especializadas o los multifuncionales que trataremos en un artículo aparte

Para poder elegir con mayor criterio una u otra tecnología pensamos que, a estas alturas de partido, es el momento de mirar y comparar modelos, más que tecnologías, ya que ambas pueden ser perfectamente adaptables a los diferentes usos que necesitemos. De hecho, la mayoría de fabricantes han realizado enormes esfuerzos para hacer que los modelos de impresoras se adapten, tanto a un ámbito empresarial, como al despacho de casa y ambas tecnologías compiten por llevarse el gato al agua.

¿Para imprimir que?

La pregunta del millón. En general, los criterios para decidir deben girar en relación al volumen de impresión, cuántas manos van a acceder al manejo de la impresora, en qué entornos de trabajo y, especialmente, la frecuencia de uso y qué vamos a imprimir.  Consideramos a éste último un elemento primordial cuando hablamos con nuestros clientes o respondemos a sus correos electrónicos en preventa.

Volumen de impresión y rentabilidad de la impresora

Aún hoy, se mantiene la idea de que comprar una impresora de tinta es, a la larga, más económico, al menos esa es la percepción de precio más generalizada; primero, porque sus precios de entrada suelen ser más bajos y si no tenemos demasiado volumen de impresión, los costes de los cartuchos se pueden optimizar. En cambio, si necesitamos una carga de trabajo de más capacidad comprar una impresora láser será más rentable una vez amortizada, ya que su tóner, dura más tiempo, produce más impresiones y al ser más robustas y compactas tienen menos gasto de mantenimiento y menos averías. Esto nos ahorra soporte postventa, tiempo y otras molestias que debemos sumar al precio inicial.

Entornos de trabajo y manejo de la impresora

En este sentido, y ya que hemos apuntado que las impresoras de tinta necesitan un mayor mantenimiento y por su morfología, bandeja de entrada de papel, inyectores que se obstruyen y tinta que se seca por falta de uso o mal uso aconsejamos que, si la impresora va a ser utilizada por muchas personas, la elección de comprar una impresora láser será la más acertada, porque evitará las incidencias en grandes grupos de trabajo.

En relación al entorno profesional, formatos de impresión y frecuencia, según la experiencia que tenemos con nuestros clientes, el sector donde trabajamos nos indica el tipo de uso que le vamos a dar a la impresora y lo que vamos a imprimir.

La teoría, y en la mayor parte de los casos, nuestra experiencia con clientes nos dice que, aquellos que deben imprimir básicamente documentos de oficina: Word, Power Point, Pdfs, Excel, con una frecuencia/ volumen de impresión alto: más de 5.000 hojas/mes y frecuencia casi diaria-estos datos varían según fabricantes- y que no necesitan presentaciones de "impresión" deben inclinarse por la tecnología láser: asesorías, academias, escuelas, despachos de abogados.

Atendiendo a estos mismos criterios, diríamos que optaremos por la impresora de tinta para entornos profesionales donde la frecuencia de impresión es constante, pero con un volumen menor y donde la necesidad de imprimir documentos de mayor calidad gráfica es más alta: agencias de publicidad, productoras, diseñadores, fotógrafos o departamentos de marketing que necesitan mayor precisión y nitidez.

En estos casos, aconsejamos la impresora de tinta como mejor opción, ya que además es más versátil al aceptar diferentes tipos de papel.

Impresoras para casa

Si la impresora es para uso doméstico exclusivamente, podemos hacer un razonamiento similar. Si vas a imprimir con cierta frecuencia y no mucho volumen, fotos, currículum con buena presentación, trabajos para clase con cierta dosis de imagen, la apuesta debe ser la impresora de tinta, pero no olvides que debes usarla con cierta frecuencia, al menos un par de veces a la semana para evitar que la tinta se seque y los cabezales se deformen.

Por el contrario, casi no le vas a dar uso y vas a imprimir muy de vez en cuando pero documentos grandes, mejor toma la láser como opción porque su cartucho no caduca y siempre la tendrás lista para tu necesidad de impresión.

Tendencias del mercado según nuestros datos

Haciendo un estudio de catálogo, para formatos A4, en diferentes tiendas, comprobamos que la mayoría ofrece un parque más amplio de impresoras láser que de tinta; por cada impresora de tinta, podemos encontrar una media de tres impresoras láser en el mercado donde elegir. Las franjas de precio oscilan entre los 40€ tinta y 50€ láser hasta los que superan los 1.000€ para entornos más profesionalizados y hasta 3.000€ para formatos de papel A2, A3, A3+ en ambas tecnologías.

Como dijimos antes, no encontramos, en la actualidad del mercado, tanta diferencia entre precios y tecnologías, una vez más debemos pensar en el modelo que se adapte al uso que vamos a darle.

Claramente los fabricantes dejan patente cuál está siendo la tendencia de producción mucho más inclinada a la fabricación de máquinas láser compactas abaratando costes. Con toda seguridad esta línea de producción responde a una demanda constatada de un sector mayoritario de consumidores que opta por este tipo de impresoras.

En cuanto a ventas, os contamos que en Mercado Actual las ventas reflejan también estas diferencias y por cada pedido de tinta hay 10 pedidos de impresora láser.

Otros factores

En cualquier caso, y como hemos comentado al inicio, las dos tecnologías están ya tan optimizadas que podremos encontrar, en una y en otra, modelos que satisfagan nuestras necesidades. En muchas ocasiones, la decisión vendrá también dada por otras prestaciones que necesitemos y no sólo por la tecnología de impresión. Entre estas prestaciones comentamos la demanda del wifi, pantallas led con menús intuitivos de uso, cambios de consumibles de fácil acceso, USB, o conceptos de seguridad.

Son muchos los clientes que tienen, según los departamentos, una impresora diferente y optan por comprar una impresora de tinta para el departamento de marketing, diseño y publicidad o comunicación y adquieren una impresora láser para el de administración.

Recordatorios, alertas consejos para imprimir con tinta

Recordaros que en el caso de las impresoras de tinta, si se ha hecho un mal uso de la impresora (tintas de baja calidad, apagado incorrecto, etc) o no se ha utilizado durante un tiempo (entre 3-6 semanas dependiendo de las condiciones de temperatura, humedad, etc del entorno donde se encuentre la impresora), esto depende de los diferentes fabricantes,  es posible que haya podido quedar tinta en el cabezal y éste pierda fluidez (se haya "secado"). Si esto ocurre, en ocasiones, pueden quedar obstruidos algunos inyectores del cabezal de impresión.

Esto no significa que dicho cabezal este roto ya que en el 99% de casos es posible recuperar dicho inyectores haciendo una o varias (dependiendo del grado de atasco) limpiezas de cabezales.

Es cierto que estas limpiezas conllevan un gasto de tinta por lo que para evitar tener que hacerlas se recomienda hacer una impresión una vez cada 10-15 días; lo ideal es hacer un test de inyectores ya que además de suponer un gasto ínfimo de tinta nos permite comprobar el estado de los cabezales.

Conclusión

Para terminar, deciros que pese a la tendencia de digitalizar todo y presentar los informes vía Cloud, visionarlos en una gran pantalla, o llevarlo todo en unas memorias USB para realizar presentaciones in situ, imprimir sobre el papel documentos, gráficos, fotos sigue ocupando un lugar muy importante como herramienta de trabajo o en casa.

Mercado Actual es consciente de esa necesidad y ofrece un amplio portfolio de impresoras de inyección de tinta y láser   en una amplia franja de precio con calidades de impresión cada vez más óptimas, funcionalidades más completas y hábiles para formatos de impresión en diferentes tipos y tamaños.

Como último consejo queremos insistir en que usar consumibles originales os alargará la vida útil de vuestra impresora y evitará averías innecesaria.

Si necesitas asesoramiento, no dudes en contactar con nosotros en nuestro servicio de atención al cliente o solicita tu asesoría por parte de nuestro departamento en el correo electrónico soporte@mercadoactual.es.

Recuerda que tienes más artículos en nuestro Asesor de Compra

Estamos encantados de ayudarte.

No hay comentarios.

Agregar comentario

*