Microrrelatos Mercado ActualCuando coroné la inhóspita cima, la nevera portátil pesaba como un frigorífico de dos puertas, pero mis picores habían desaparecido por completo.

Racioné los víveres durante dos lunas llenas. Luego, al tercer día sin alimento, decidí que mi actual alergia no me obligaría a vivir como un prófugo de la tecnología.

Ni me planteé volver; era cuestión de tiempo que encontraran el cadáver de mi portátil enterrado en el jardín y, a partir de ahí, la tarjeta de memoria cantaría como un ruiseñor.

Me coloque al borde del abismo y sin mirar abajo: ¡Pulsé Resetttttttt!

Share and Enjoy:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Yahoo! Buzz
  • Twitter
  • Google Bookmarks

2 comentarios on 238. Mala conciencia. Por Alejo

  1. MERCAMIC2013 dice:

    Alejo gracias por participar al parecer hay cosas que no quieres que se sepan si se consigue es memoria.
    Nos quedamos a la espera.
    Suerte

    • Alejo dice:

      Sí, desgraciadamente un brote de alergia a la tecnología puede hacer que un hombre enfermo arremeta contra lo que más quiere y luego no haya vuelta atrás … Por suerte, aún nadie ha desenterrado la memoria 🙂

Deja un comentario

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad