Archivos mensuales: marzo 2014

60. Desnudez binaria. Por Salva

 “ERROR”.  La memoria de  mi portátil actual me había dejado colgado.   Lo llevé     a Binariohouse.  El dueño, Inocencio,  un genio de la informática, con rostro inexpresivo me dijo que pasara en dos o tres días.  Me sentí desnudo, desamparado, como si Inocencio estuviera solo en mi hogar, escudriñando mis objetos personales, cartas, un poema de…
Leer más

59. Entre las letras. Por Álvaro Flores Pacheco

Delante de la pantalla del ordenador portátil, buceando en su memoria, se imaginó lo peor del prójimo y, al imaginarlo, se vio a sí mismo representando el papel actual que le había reservado al otro; y, entonces, descubrió una parte de él que había permanecido oculta dentro de sus adentros. Al buscar al otro entre…
Leer más

58. Alumbramiento. Por Álvaro Flores Pacheco

Aguzó el oído interno y escuchó lo que le decía su memoria… A los dos minutos, pulsaba con energía las teclas del ordenador portátil. Su pensamiento acogía múltiples voces que alumbraban otras tantas perspectivas, pasadas, actuales y futuras. Estaba embarazado de una historia.
Leer más

57. El dilema. Por Álvaro Flores Pacheco

El redactor había escrito el reportaje ateniéndose a los hechos que le mostraba su memoria, limpios de la paja de las conjeturas y del polvo de las opiniones.  Pero el director se negaba a publicarlo. -Va en contra de nuestra línea actual. -Es un caso de corrupción al más alto nivel, y los datos son…
Leer más

56. La alegría de las palabras. Por Álvaro Flores Pacheco

Se disponía a borrar el pequeño texto que había escrito, cuando desde la pantalla del portátil, unas palabras atrajeron su atención. Las leyó, y sintió una sensación desconocida, como si la alegría actual, surgida de lo más hondo de la memoria, fluyera por su sangre hasta resplandecer en los ojos que le miraban desde el…
Leer más

55. La ganancia de la pérdida. Por Álvaro Flores Pacheco

El escritor se sintió decepcionado cuando leyó la novela a la que había dedicado lo mejor de su vida actual. Ahora, que contemplaba la obra en conjunto, podía percatarse de su ínfima calidad. Frustrado, se dispuso a borrar el texto.  Un fracaso sin paliativos... ¿Fracaso? Una voz familiar, surgida desde el fondo de la memoria,…
Leer más

54. Reclamación. Por Epífisis

Estimados señores, les escribo desde mi portátil una queja por el pedido que les solicité. Si mi memoria no me falla, les indiqué que como no se me pone dura, quería un tratamiento para ello, pero no sé, si por un error del distribuidor o del encargado de los envíos, me han suministrado un laxante…
Leer más

53. Rotura inesperada. Por Toyaki

Yo ya no sabía qué hacer para solucionar el asunto de CV, tenía una entrevista de trabajo dentro de unas pocas horas, y el portátil se me había roto al intentar conectar la impresora para imprimir los CV. No tenía tiempo para estar recuperando la memoria de portátil, ni de estar pasándolo a otro lugar.…
Leer más

52.Vínculos perdidos. Por Conexiones perfectas

Ellos me estaban esperando, pero yo seguía sumergida en mi mundo, liada entre la redes interactivas de mi ambiente social. Amaba mi portátil, los vínculos cobraban sentido. Todo aquel que se perdió con los años pasados ahora, el tejido de cables circulando libremente, parecía revertir el tiempo y el espacio. Transmisión y recepción,  ingredientes que colocaron de…
Leer más

51. La Enredadera. Por Malinche Rodríguez

Con irritación, se quitó el ojo, pierna y brazo biónicos; luego, desconectó el dispositivo portátil de memoria electrónica implantada en su cráneo. Carmelo Pérez, de nombre actual C-000087609.LO-#@1PrIdO, cogió su mitad robótica y se acercó a la ventana abierta; vaciló y la depositó sobre su cama. Esa noche soñó que en el videojuego de marcianitos que…
Leer más